MAYO 2016 boletines anteriores
  << Volver  
Los errores más frecuentes en la declaración de la renta.

Hacienda no es perfecta y su borrador tampoco. Te descubrimos once cosas que siempre o casi siempre deberás modificar o incluir en el borrador de la renta 2015.

Si hay una herramienta que ha facilitado que todos los contribuyentes puedan cumplir con el IRPF esta es el borrador de la renta. Pero incluso un instrumento tan útil tiene sus defectos, incluso a un organismo tan omnipresente como Hacienda le faltan datos para conseguir que todos los contribuyentes puedan aprobar el borrador casi sin mirarlo. Por eso mismo es imprescindible revisar el borrador de la renta 2015.

En términos generales será necesario repasar las siguientes cuestiones:

1. Comprobar que los datos personales como fecha de nacimiento, NIF, domicilio, situación financiera, etc. son correctos
2. Comprobar que los datos familiares están actualizados. Nos referimos a situación civil y descendientes, principalmente
3. Comprobar que todos los datos económicos son correctos, sobre todo los referentes a la vivienda.
4. Comprobar que los datos financieros de cuentas e inversión son los que debe ser. Y tampoco olvidarse de repasar los salariales.

Sólo con este repaso es posible que encuentres ya algún que otro error, pero si quieres a tiro hecho, estas son 14 cosas que deberás revisar sí o sí en tu borrador de la renta.


1- Deducción por alquiler de la vivienda habitual

Cuando pagas por el alquiler de una vivienda, hacienda sabe dónde vives, pero no sabe (o no le interesa) lo que has pagado. Si no modificas el borrador perderás deducciones autonómicas o la deducción estatal.  Recuerda que la mayoría de comunidades incluye la posibilidad de desgravar por el alquiler más allá de la deducción general.


2- Ingresos por alquiler de vivienda


El otro lado del arrendamiento lo representa el arrendador, es decir, el casero. En este caso debes recordar que a los ingresos del alquiler podrás restar los gastos y que también se puede aplicar la amortización. Hacienda se olvida muchas veces de hacerlo.


3- Las cuotas sindicales

Sí, el dinero que hayas destinado a partidos políticos y sindicatos desgrava, pero Hacienda no suele incluirlo porque no sabe que lo estás pagando. Esta misma regla se puede aplicar a las cuotas colegiales cuando se trate de un requisito para poder trabajar, como en el caso de médicos o abogados.


4- Los datos personales y familiares

Ya lo hemos comentado en las cuestiones generales que debes revisar, pero si tu situación persona ha variado debes indicarlo. Lo más normal es que Hacienda no sepa si te has casado, te has separado o estás viudo y por supuesto tampoco sabe si has sido padre.

Eso sí, ten en cuenta que a efectos fiscales se tendrá en consideración tu situación a 31 de diciembre de 2015, no los cambios que hayas vivido a lo largo de este 2016 -eso quedará ya para la renta 2016-.

Y por supuesto, si tu situación ha cambiado tampoco te olvides de repasar que se aplican todas las deducciones las que tienes derecho, como por ejemplo la deducción por maternidad o las deducciones por paternidad que incluyen algunas comunidades autónomas.


5- Minusvalías


En línea con lo anterior, es recomendable que los contribuyentes con alguna minusvalía comprueben que está correctamente aplicada y también que repasen el borrador para saber si se aplican todas las deducciones a las que tiene derecho, tanto en la parte estatal como en la autonómica.

Esta comprobación también incluye a los contribuyentes con ascendientes o descendientes con minusvalía y que, en caso de que convivan con ellos, deberán ver cómo cambia su mínimo personal y familiar.


6- Planes de pensiones

Las aportaciones a planes de pensiones deberían aparecer automáticamente al cargar los datos fiscales si el banco ha hecho su trabajo. Sin embargo, nunca está de más cerciorarse y comprobarlo. Recuerda que tus aportaciones te permiten minorar la base imponible y, por lo tanto, pagar menos impuestos. Lo que no aparecerá son las aportaciones en favor del cónyuge, que también permiten deducir.


7- Deducción por compra de vivienda

Hacienda te pedirá que rellenes todos los datos de la vivienda, incluyen la titularidad y porcentaje de propiedad de la misma, que no siempre aparecen debidamente consignados.

La información remitida por el banco debería servir para rellenar de forma automática la cuantía de la deducción, pero en este punto es importante que revises las cantidades. Si pagas un seguro de hogar o de vida vinculado a la hipoteca -repasa el de hogar, que sólo es obligatorio con la cobertura de incendio si hay hipoteca- revisa que ese dinero esté incluido en lo que pagas por tu vivienda, ya que también desgrava.


8- Actividades Económicas

Si eres autónomo o has tenido ingresos y gastos por actividades económicas, Hacienda no consignará ningún dato por ti.


9- Pensiones compensatorias


Si has pagado pensiones compensatorias por tus hijos o tu ex pareja en caso de divorcio o pensión por alimentos, es muy posible que tu borrador no las refleje.


10- Deducciones autonómicas

Aquí hay todo un mundo de deducciones al alcance del contribuyente que no se aplicarán de forma automática en la mayoría de los casos. Desde el alquiler hasta la guardería pasando por maternidad, compra de material escolar e incluso inversión en acciones. Estas que nombramos son algunas de las más deducciones autonómicas comunes. Cada región es un mundo en términos impositivos y no deberías perder la oportunidad de aprovecharlo para pagar menos impuestos en la renta 2015.


11- Declaración individual o conjunta

Por defecto Hacienda hará la declaración conforme la presentaste el año anterior. Nunca debes olvidarte de repasar qué sistema es más ventajoso.


12- Donaciones

Las donaciones no siempre se incluyen en el IRPF y sin embargo son otro elemento que te ayudará a pagar menos impuestos.


13- Ingresos no incluidos

Hacienda no controla todos los ingresos. Hay casos recurrentes en los que la Agencia Tributaria comete errores al imputar rentas como los de los pensionistas retornados que cobran la pensión de otro país o las empleadas del hogar, aunque este último segmento se ha regularizado en los últimos años gracias a los cambios en la Seguridad Social.

Además, cualquier tipo de ingreso no recurrente como el salario o las colaboraciones como freelance en cursos o conferencias pueden quedar fuera del radar de la AEAT y sin embargo deberás declararlos.

Lo mismo aplica a determinados premios por sorteos y regalos que por ejemplo pueda hacerte el banco o cualquier entidad por contratar un producto.


14- Subvenciones y ayudas públicas

El mejor ejemplo es el Plan PIVE, que Hacienda no incluirá por defecto y que es obligatorio declarar. Lo mismo ocurre con otras becas y subvenciones públicas.

Si quieres saber si debes incluir o no en el IRPF el dinero de una ayuda pública sólo tienes que acudir a sus bases, donde deberá aparecer claramente indicado si está o no sujeto al pago de impuestos y de qué forma.

Compartir en              << Volver  
Legislación para empresas (del 16 de abril al 15 de mayo)
Convocatorias de Subvenciones (del 16 de abril al 15 de mayo)
Convenios Colectivos - Abril

R & R ASESORES
C/ Universidad, 4-5, 7ª. 46003 - Valencia
Tel. 963 529 335
asesores@rrasesores.com - www.rrasesores.com

Síguenos en: